Cómo atravesar el duelo en familia durante la pandemia

Mirelle es una niña de dos años que vive con su mamá y su papá, los tres han estado encerrados en casa desde que inició la cuarentena por el Coronavirus. Por lo general, se la pasa divertida jugando y conviviendo con su papá, quien ha podido trabajar desde casa, sin embargo, aunque es afortunada por estar en un entorno lo suficientemente sano para desarrollarse, ha comenzado a sufrir los efectos de la contingencia.

Cada vez que suena el timbre de la casa, se entusiasma y corre a la puerta convencida de que ha llegado alguna de sus tías, de sus primos o de sus abuelos. Cuando ve que no es así, rompe en llanto, se duele, se enoja y se frustra; su mamá y su papá la dejan llorar, la acompañan y tratan de explicarle la situación, si tienen el tiempo y la paciencia necesarias, y sufren junto con ella la pérdida de la compañía de sus seres queridos.

Sus papás se dan cuenta de que Mirelle necesita ser contenida con amor y expresar su dolor, pero ¿están ellos preparados para identificar de la misma forma sus propias pérdidas y dolerse por ellas?

Cuando vivimos durante meses o años una situación de amenaza continua, como la situación de encierro en casa por temor a infectarse de Coronavirus, se convierte en una experiencia traumática que, por regla general, conlleva pérdidas que nos exigen atravesar por un proceso de duelo para facilitarnos su asimilación. Incluso, el duelo es la tarea general que tenemos todos para sobrellevar y sobreponernos a esta situación de encierro.

Para acompañar a tus hijas e hijos en sus duelos, necesitas primero identificar, reconocer, expresar y sufrir tus propios duelos.

Te invitamos a que hagas tu historial de pérdidas en tiempos del Coronavirus, identificando que costos ha tenido en lo personal y profesional esta crisis para ti desde que comenzaste a escuchar noticias sobre el Covid19 hasta el momento actual. Pérdidas en materia laboral, de la salud, en la estabilidad emocional o económica, pérdida de la seguridad y tranquilidad, entre otras.

Poder reconocer nuestras pérdidas, darnos la oportunidad de sufrirlas y expresar las emociones que nos provocan (miedo, tristeza, soledad, frustración, enojo, culpa), nos da la oportunidad de asimilarlas y ganar experiencia para acompañar a tus niñas y niños en el proceso de duelo que están viviendo por la cuarentena.

Compartimos una serie de tareas o desafíos que podrás trabajar a tu ritmo y a tu forma para manejar tus pérdidas:

  • Reconocer la realidad de la pérdida: Sufrir la pérdida y comentarla con nuestros familiares, incluyendo a niñas y niños, ya que, es importante que conozcan la situación que afronta la familia para evitar en ellos el sentimiento de incertidumbre.
  • Abrirse al dolor: Permitirse abrazar el duelo, dejándose sentir las emociones y expresarlas, y distraerse del dolor cuando aparecen necesidades básicas como continuar con el cuidado de tus hijas e hijos.
  • Revisar nuestro mundo de significados: Una pérdida afecta nuestras creencias. Revisa qué ideas han cambiado para ti y tu familia, a partir de la pandemia.
  • Reconstruir la relación con lo que se ha perdido: No es mantenernos pegados al recuerdo de lo que perdimos, sino darle su lugar, reconocerlo y soltarlo.
  • Reinventarnos a nosotros mismos: Construir una identidad que encaje con la nueva realidad y el nuevo rol que jugamos en ella, como en el caso de la pérdida del trabajo, dejamos de ser empleados y nos convertimos en desempleados, pero es bueno preguntarnos qué tipo de desempleados queremos ser.

Ten en cuenta que los duelos y las pérdidas que se presenten en ti y en tu familia, son una oportunidad para mostrarle a niñas, niños y adolescentes cómo atravesar por un proceso de duelo. Recuerda que ellos(as) aprenden más de tus acciones, que de tus palabras.

El dolor ante las pérdidas por el Coronavirus necesita ser sentido, expresado, compartido y vivido en compañía de la familia.

 

Mtra. Marcela Cuevas Vázquez

Referencias:

Neimeyer, R. (2002). Aprender de la pérdida. Una guía para afrontar el duelo. Barcelona, España: Paidós.

Pérez, P. (2006). Trauma, Culpa y Duelo. Hacia una psicoterapia integradora. Bilbao, España: Desclée de Brouwer.