Me equivoqué, Reflexioné y Mejoré

Guardianes | Escucha·Protege·Atiende

 

Mtra. Julia Sánchez Justel*

Estamos atravesando épocas que la mayoría de las veces no nos habíamos imaginado que nos tocarían vivir, y más cuando se trata de una familia compuesta por hijos, esto a veces nos hace preguntarnos si estamos haciendo un buen papel como padres.

La verdad es que si me preguntaran a mi si he sido una buena madre o una mala madre, me podría confundir, por que no creo que todo lo que he hecho ha sido de buena madre, creo que los padres tienen el derecho a equivocarse. Muchas veces hago el esfuerzo de ser ejemplo y una “buena madre” como se dice, pero muchas otras veces he hecho algo que sé que lastima a mis hijos. Cuando digo lastimar puede ser una gran variedad de cosas, desde verlos con mirada de gendarme, o un pellizco, grito, golpe o palabras que los puedan dañar a futuro.

Creo que nadie podría decir que ha sido un buen padre o madre, sin embargo, donde veo interesante profundizar, es en la parte en la que nos damos cuenta de que algo de lo que hicimos con nuestros hijos, nos hace sentir mal después. Ahí si vale la pena reflexionar, ¿qué hice?, ¿por qué lo hice? y la pregunta más importante es ¿cómo podría haberlo hecho diferente?

No te castigues pensando que tan mal lo hiciste, mejor perdónate, reflexiona las preguntas anteriores, si practicas esto, en otros momentos vas a poder ir reaccionando de diferentes maneras, este ejercicio ayuda a incorporar a tu persona poco a poco más variedad de acciones que te permitan acercarte a tu hija(o), en vez de que se vaya separando la relación.

Tampoco temas en ir a ofrecerles una disculpa a tu hija(o), si tu reflexionas que alguna acción que tuviste con ella, él  o con ellos estuvo incorrecta para ti, que vean que te equivocaste y que lo aceptas  les va a ayudar a ponerse en tu lugar, habla de humildad y de enseñarles que no pasa nada si se equivocan.

Se vale a veces equivocarte, lo que no se vale es darte cuenta de que te estás equivocando y no hacer nada. Siempre se puede mejorar. Muchas veces queremos darle lo mejor a nuestros hijos (no solo económicamente), hablo de toda la mejor educación para que ellos en el futuro puedan saberse útiles e independientes en este mundo tan cambiante, yo creo que ningún papá tiene en mente ver fracasar a sus hijos, entonces no perdamos de vista lo importante que cada momento tiene  para ellos el aprendizaje de algo nuevo.

Esta época nos ofrece muchas alternativas para pensar en lo que queremos realmente para nuestros hijos y nos está dando la oportunidad de parar, analizar lo que estamos haciendo, poder realizar cambios positivos en nuestra persona y poder así aportar cambios en la familia.

 

* Ing. Industrial Julia Sánchez Justel, Maestra en Educación y Desarrollo Humano, madre de 2 hijos, le gusta estar en familia y relacionarse con las personas.
Sitio donado por Aktien TI

Todos los derechos reservados

Involúcrate